In order to view this object you need Flash Player 9+ support!

Get Adobe Flash player

Powered by RS Web Solutions

Inicio Publicaciones El Che, los jóvenes y la esperanza
 
El Che, los jóvenes y la esperanza PDF Imprimir E-mail


La entrega de los más nuevos marca la recuperación en los poblados avileños duramente golpeados por Irma

Adriano Dos Santos no puede con la carretilla y llega la ayuda. Foto: Ortelio González Martínez

Punta Alegre, Ciego de Ávila.–La cita es con el alba. Comienzan a romper los claros del día y los jóvenes se ocupan del trabajo, de la mujer y sus dos niños, de  la anciana, del discapacitado y de muchas otras labores, sin otro donaire que la solidaridad con los pobladores que vieron sus vidas estrujadas por el vendaval del huracán Irma.

El lugar de la convocatoria es donde se construyen las casas para los damnificados, lo mismo en los poblados de Máximo Gómez que en Punta Alegre, donde llegaron los primeros cien jóvenes de la Universidad Máximo Gómez Báez.

Maikel Pérez Valdés, primer secretario de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) en la provincia avileña, explica que ellos integran el contingente Ernesto Che Guevara.

«Pedimos la disposición y ya ves, la mayoría dijo sí. Comenzamos a inicios de diciembre y extenderemos la experiencia durante el 2018, o más, si fuera necesario».

LAS CASAS AZULES Y EL TRABAJO

A Diana Rodríguez Hernández, estudiante de segundo año de Ingeniería Agrónoma, una de las diez muchachas que llegó en la avanzada, lo que más trabajo le dio fue armar la casa de campaña. «La mayoría jamás lo había hecho y las instrucciones venían en idioma chino. Entonces fue necesario innovar. Un amarre por aquí, un nudo por allá, los anclajes, las sogas, el levante, el estirón, hasta que quedaran en pie, fuerte y sin tambalearse.

Desde arriba de la Casona, una construcción a cuatro aguas, resistente, que perteneció a algún acomodado dueño del central azucarero que ya no muele, uno observa las casas azules, una al lado de otra, sin mucha simetría, lo que hace suponer que fueron colocadas al antojo de los primeros que llegaron en esta especie de cruzada contra los desguazos del fenómeno meteorológico.

«Dicen que si quedan bien hechas no se derrumban», retoma la conversación Diana.

«Y estas ya han soportado el viento y ahí están, en constante vigilia y guareciéndonos del sereno, la lluvia y el sol».

Diana, quien es jefa de la brigada de segundo año de Ingeniería Agrónoma, declara que ella dio el paso al frente porque sentía que debía predicar con el ejemplo y porque quería ayudar a los damnificados. «Son increíbles las historias que una se encuentra en el pueblo, aunque las mujeres trabajamos en el campamento, en la limpieza de los baños, la preparación de la merienda y su traslado hacia donde laboran los muchachos, allá arriba, donde construyen».

Y después de recorrer el improvisado campamento, que jocosamente llaman facilidades temporales, partimos hacia «donde construyen».

Como hormigas laboran donde hubo una cuartería. Ahora comienza a reconstruirse a partir de bloques, para que no vuelva a llevársela el viento, y los moradores se sientan más protegidos.

Adriano Dos Santos, estudiante angolano de segundo año de Licenciatura en Turismo, se aferra en hacer avanzar la carretilla sobre el terreno irregular, fangoso; cabecea, se esfuerza y no puede. Necesita ayuda y llegan otros que evitan el derrame de la mezcla. Se ríe.

«Yo jamás había conducido un "vehículo" de este tipo, ni aquí, ni en Luanda, mi pueblo», asevera a manera de broma. «Cuando nos hablaron de venir a ayudar, no vacilé en hacerlo, porque ustedes una vez lo hicieron con nosotros y uno debe ser agradecido», dice mientras observa el recorrido del general de cuerpo de Ejército Joaquín Quintas Solá, quien –¡vaya coincidencia!– fue uno de los primeros cubanos que llegó, en diciembre de 1975, a luchar por la independencia de la patria de Adriano.

El profesor Inovel Martínez Varela, de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales, asegura que en total son más de diez los estudiantes del país africano.

Aparecen dos más: Alberto Reis Lázaro Artur y Egas Moniz Keussino, de cuarto año de Ingeniería Agrónoma. Ambos coinciden con Adriano cuando se les pregunta por qué vinieron a ayudar y qué significa Cuba para ellos.

Egas, más comunicativo, explica: «No estar aquí sería injusto de nuestra parte. Sería como traicionar la historia de Cuba y Angola, países hermanos desde hace más de 40 años. En estos momentos difíciles a ustedes no los podíamos dejar solos».

El Doctor en Ciencias Jorge Armengol Díaz, decano de la Facultad de Ciencias Agropecuarias, afirma que la disposición está en la sonrisa y en el deseo de trabajar de los jóvenes. «Obsérvelos, hable con ellos y me dirá».

Anier Sánchez Hurtado, estudiante de segundo año de Licenciatura en Turismo, habla de la llegada y la primera impresión, de las personas que viven en un cuartico, en la parte que quedó en pie, y de otras que ni eso pueden hacer, porque el ciclón les llevó todo. «Nosotros llegamos a aliviarles el dolor, a ayudar en lo que fuera necesario».

Harold Bouza Quintana, de la misma brigada de Anier, refiere que él también participó en la recuperación de los daños en Cayo Coco, pero ahora el trabajo es más intenso. «Hemos tenido que bajar una rastra llena de bloques y después descargar y regar con picos y palas 30 metros de rocoso. Uno no está acostumbrado a estas labores, pero se siente útil», afirma mientras muestra las ampollas de sus manos.

Sin embargo, para el estudiante Lorenzo Delís Cárdenas, las labores de albañilería son algo así como «coser y cantar», porque desde que era niño, por voluntad propia, andaba junto a su tío Gilberto y ponía arquitrabes, levantaba muros y hacía la mezcla.

«Aquí no he realizado esos trabajos, más bien nos hemos dedicado a otras actividades más sencillas, pero estoy dispuesto a hacer lo que sea para ayudar a los afectados».

LLEGARÁN OTROS

Aunque los pobladores están seguros de que el próximo contingente trabajará con el mismo arrojo, el matrimonio formado por Dailex Burgos Gómez y Carlos Alberto Morales Mayea, quienes construyen sus viviendas, dedican palabras de elogio a quienes trajeron una nueva manera de hacer en el consejo popular Máximo Gómez:

«Ojalá ellos permanezcan a nuestro lado hasta que terminemos. Son muy responsables y le impregnan dinamismo a las labores».

A Yulia Pérez Rojas, por ejemplo, en unos 15 minutos un grupito le limpió el patio de la casa. Son solo algunos entre los muchos ejemplos del buen hacer de los muchachos del contingente Ernesto Che Guevara, quienes permanecieron por espacio de una semana para dar paso a otra agrupación similar. Después seguirán estudiantes de las demás universidades y de las esferas de la vida económica y social, según confirmó el Primer Secretario de la UJC en la provincia.

Como «tremendamente provechosa» califican la experiencia Adrián Pujol Sosa y Reinier Consuegra Martínez, quienes apuntalan su gratitud con pocas palabras:

«Compartir el dolor del otro nos hace mejores seres humanos», y comentan que si hubiera algún reproche sería el hecho de no permanecer más tiempo junto a los damnificados. «Una semana no basta, aunque estamos conscientes de que debemos marcharnos a cumplir con nuestros deberes en las aulas».

Cuando emprendan el viaje de regreso, llevarán en la mochila de los recuerdos, los relatos del Punta Alegre nuevo, las historias de vida, la nostalgia que produce marcharse y dejar la obra inconclusa –al menos por ahora–, los lazos afectivos y el trabajo creador.

Y Dailex lo resume con una frase salida desde el corazón: «Cuando concluya la reconstrucción, a esos muchachos también habrá que ponerles una medalla en medio del pecho».

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

 
 
     
 



Galeria de Videos AAC


Asociación Amigos de Cuba -

0 sec.
Views: 0
Asociación Amigos de Cuba -

0 sec.
Views: 0
Asociación Amigos de Cuba -

0 sec.
Views: 0
Asociación Amigos de Cuba -

0 sec.
Views: 0

Asociación Amigos de Cuba -

0 sec.
Views: 0
Asociación Amigos de Cuba -

0 sec.
Views: 0
Asociación Amigos de Cuba -

0 sec.
Views: 0
Asociación Amigos de Cuba -

0 sec.
Views: 0


 
Enero 2018
D L M X J V S
31 1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31 1 2 3

Programa Radial transmitido en Vivo los Domingos



Reflexiones de Fidel



Asociación Amigos de Cuba
www.aac.org.ni
Diseño y Desarrollo: SERVIWEBNICA